Combinar infusiones para mejorar los beneficios

Los beneficios que brindan las hierbas aromáticas al cuerpo humano son conocidos por la tradición de las culturas. Estas no reemplazan los tratamientos médicos pero si pueden ayudar a sentirse mejor. Cuando combinamos dos o más hierbas aromáticas, potencializamos sus ventajas y además, creamos una bebida deliciosa, con un nuevo sabor, más rico y más fuerte.

Hoy les queremos recomendar dos combinaciones que nos encantan:

Manzanilla y Toronjil:

La manzanilla en combinación con toronjil, es una infusión que provoca un suave efecto sedante. Los efectos de la manzanilla y el toronjil pueden ayudar a conseguir la calma, haciendo que sea más fácil sobrellevar las incomodidades de cada día, la tensión, el estrés y mejorar la calidad del sueño. Tomar 1 taza al día antes de irse a descansar.

Manzanilla y Yerbabuena:

La beneficios de la manzanilla en combinación con la yerbabuena, pueden ayudar a aliviar las náuseas y a suavizar los trastornos digestivos. Esta combinación milenaria tiene efectos positivos sobre la acidez, el estreñimiento y posibles infecciones del tracto urinario. Tomar 1 taza al día preferiblemente en la mañana al levantarse de la cama.

Manzanilla-yerbabuena

La albahaca, la reina de las hierbas

LOrganic Basila albahaca es una planta aromática originaria de la India, donde simboliza a Lakshimi, la esposa del dios Vishnu. Es llamada “La Incomparable” y la ” Madre de las Medicinas de la Naturaleza” y es venerada como la “reina de las hierbas”, considerada como una planta sagrada digna de adoración, pues se dice que no sólo tiene beneficios medicinales, sino que también espirituales. También se llama basílico, que proviene del término griego que significa “rey”. Los egipcios la empleaban como un componente para embalsamar. Los romanos asociaron su uso con la pasión y la fecundidad, convirtiéndola en un símbolo de los enamorados.

Gracias a sus numerosos beneficios, la albahaca se sigue utilizando para mejorar molestias gastrointestinales (gases, dolor de estómago, náuseas y vómito). También se dice que ayuda a mejorar el sistema inmunológico y que puede ser útil para aliviar estados emocionales como estrés, irritabilidad, ansiedad, o insomnio.

caja-albahaca

El Toronjil, para alegrar el espíritu

El toronjil también se conoce con el nombre de melisa. En la antigua Grecia, su nombre significaba “abeja de miel”, pues posee muchas cualidades similares a la jalea real y se decía que ayudaba a preservar la juventud.Hoja de Toronjil

El médico árabe Avicena (980-1037), a quien sus discípulos llamaban el príncipe de los sabios”, aseguraba que tenía la virtud de eliminar la tristeza y alegrar el espíritu. Algún tiempo después, concretamente en la época medieval, esta hierba se incluía en algunas fórmulas mágicas a las que, entre otros aspectos, se les atribuía el don de alargar la juventud.

Es una de las plantas más apreciadas en la aromaterapia y su aceite esencial es uno de los más utilizados.

Por sus cualidades relajantes es usada para calmar la ansiedad, los nervios, la angustia y para dormir bien. Se dice que ayuda a tener claridad mental, concentración y relajación.

También se emplea para aliviar dolores espasmódicos y menstruales, para el dolor de estómago, gases o nauseas.

Te invitamos a probar la infusión de toronjil de La Teresita, a disfrutar su rico sabor y a disfrutar los beneficios de esta hierba

caja-toronjil

La yerbabuena, una menta con muchos beneficios

Originaria de Europa, la Yerbabuena (o hierbabuena) es una mezcla de la menta negra y la menta blanca. Pertenece a la gran familia de las mentas, con más de 100 especies. Esta familia ha sido importante en la tradición europea desde los Griegos y Romanos. Su primera aparición en la historia fue en la mitología romana. Una ninfa llamada Minthe fue convertida en planta por una diosa celosa, pero se le dio un olor dulce por Plutón, el dios simpático. En la Edad Media la menta era considerada una especie mágica.

iStock_000001343838XSmall

Como todas las plantas de la familia de las mentas, es rica en mentol, un alcohol saturado que se encuentra en sus aceites y que es altamente valorado por sus propiedades antiespasmódicas, antisépticas y analgésicas. Adicionalmente a las propiedades del mentol, la hierbabuena también contiene gran cantidad de vitaminas como potasio, calcio, manganeso, hierro y magnesio, adicionalmente contiene otros antioxidantes como la vitamina A, beta caroteno, vitamina C, Vitamina B6, riboflavina y tiamina sin mencionar su aroma tan placentero que ayuda a relajar.

Durante la historia y en la actualidad, la yerbabuena ha sido usada para solucionar trastornos digestivos como dolor de estómago, flatulencia, indigestión o náuseas. También se emplea para enfermedades respiratorias, gracias a sus propiedades anti-microbianas y anti-inflamatorias, y se dice que inhalada ayuda a aliviar la congestión del pecho y la nariz. Se recomienda también para calmar los nervios pues relaja sin producir somnolencia. Se ha empleado también en casos de fiebre, dolor de cabeza o migraña.

Puedes difrutar de este delicioso y fresco sabor y beneficiarte de las propiedades de esta hierba, en las infusiones herbales de La Teresita

caja-yerbabuena

 

La manzanilla, una hierba relajante

La manzanilla es una planta que crece cerca al suelo, sus hojas son grisáceas, segmentadas y similares a plumas. Tiene pequeñas flores, que parecen margaritas miniaturas. Esta hierba ha sido conocida y apreciada desde hace miles de años por muchas culturas.

iStock_000004146266XSmall

Conocida como maythen, se cuenta que era una de las nueve hierbas sagradas de los Sajones (antiguas tribus germánicas).

Su nombre en inglés, chamomile, viene del griego chamai que significa ‘en el suelo’ y melón, que significa ‘manzana’, o sea ‘manzana de suelo’. Su infusión es tomada no solamente en el ámbito social sino también en el de la salud. Los antiguos Egipcios, quienes preparaban con ella un té fuerte para aliviar la fiebre y los escalofríos que acompañan la malaria, le tenían tanto aprecio que la incluían en sus ofrendas a los dioses. Los antiguos Romanos la valoraban como remedio para el dolor de cabeza y los problemas de vejiga, hígado y riñones. En Europa se utilizaba para calmar el dolor muscular, el cansancio y el malestar por la presencia de piedras en los riñones.

En Perú, San Martín de Porres la recogía en el bosque de Limatambo y preparaba con ella infusiones curativas para tratar a los enfermos pobres. Cuentan las crónicas que la manzanilla era la planta favorita del Santo.

Dentro de los beneficios que se le atribuyen, se destacan que ayuda a dormir, reduce el estrés y los espasmos, relaja, alivia los dolores musculares, apacigua los cólicos menstruales y abdominales, mitiga los dolores de artritis, disminuye la inflamación y combate las infecciones de la vejiga. También se dice que sobre la piel actúa como antiséptico, antibacterial y remedio para el tratamiento de quemaduras.

Se recomienda especialmente para personas que sufren de estrés y problemas asociados, tales como irritabilidad, ansiedad, etc.